10.8.08

Sleipnir: El caballo de 8 pata de Odín

La historia del nacimiento del caballo de Odín aparte de interesante y entretenida, ayuda a dar idea del complejo rol de Loki, que en un principio tan útil a los Dioses, es el principal culpable del Ragnarok.
Los dioses se encontraban consternados pues su morada en Asgard se encontraba desprotegida de los ataques, con sus murallas destruidas tras la guerras con los vanes un día apareció un misterioso albañil que se ofreció a construir una fortaleza inexpugnable en tan solo 16 meses,cuando los dioses le preguntaron por su paga, aquel se atrevió a pedir a la Diosa Freya además del sol y la luna, los Dioses se enfurecieron pero no lo echaron, acordaron que le darían 6 meses como plazo para que finalizara el trabajo el solo, pensando que no acabaría, y lo que el albañil lograra avanzar no les costaría, el albañil solo pidió que se le permitiera utilizar su caballo Svadilfari, Loki cerro el trato con aquel albañil que no era otro que un gigante disfrazado.

Para el asombro de los Dioses aquel magnifico caballo gris era capaz de trasladar una inmensa cantidad de piedras y aquel hombre realizaba rápidamente el trabajo equivalente al de varios bravos guerreros, pasaron los días se acercaba la fecha pactada y los dioses se vieron en una situación muy difícil, pues de ningún modo podían perder al sol o la luna y mucho menos la diosa Freya iba a acabar con aquel gigante, entonces presionaron a Loki quien los había metido en tal lió.

Loki se transformo en una yegua y se le apareció al gris semental Svadilfari cuando fue mandado por piedras, el cual persiguió a la yegua que lo llevo lejos, de esta manera, el gigante no pudo realizar el trabajo, furioso se disponía a destruir la gran muralla, cuando apareció el Dios Thor y lo derribo con un poderoso golpe de su legendario martillo: el Mjollnir.

Loki como resultado de sus tratos con aquel semental, engendro un caballo con 8 patas: Sleipnir , el más magnifico y rápido de todos los caballos, capaz de andar sobre la tierra, el aire y el mar, el cual se lo obsequio a Odín y que fue capaz de llevar a este en alguna ocasión a la tierra de los muertos y de regreso.

8 comentarios:

lys dijo...

Hay que ver lo "enrevesaos y complicao" que lo ponian todo los dioses... claro, para eso eran dioses. Me llama la atención de que por muy dioses que fueran no eran insensibles al scent of a woman en este caso al perfume de yegua, por ponerlo fino.

Saludos Timur, te los mando a lomos de Sleipnir.Me encanta leer las odiseas de los dioses.

angello dijo...

yo nomas me acuerdo de Bucefalo que era el caballo de Alexandro Magno, de siete Leguas que era el caballo que Villa mas apreciaba, y claro, del color del caballo blanco de Napoleón.

saludos mi Timur

evaM dijo...

Refrescos para la memoria
saludo

lys dijo...

Jo, enga ya Timi, pixa...regresa al curro!!! Jejeje es jerga de mi tierra.

Espero estés bien.Saludos!!!

An dijo...

Sial final va a ser que desaparecieron por corructos... zoOFilia, pelotazo inmoviliario, despido improcedente...violencia...jajaja, Amigo, como siempre culturizandonos un poco más. saúdos e apeRRtas

Paz Espiritual dijo...

Bonita historia. Siempre es reconfortante abstraerse un poco del mundo cotidiano y leer este tipo de notas. Gracias.

Leonor dijo...

hey!
Parece que andas desparesido... buen fin de año y mejor año nuevo

Hugo Peralta dijo...

Soñar, amar, imaginar, vivir...

Esos son mis deseos para el año que inicia y que mata al que agoniza. Espero que encajen con los tuyos, que te pudra el amor y te mate la felicidad. Infectate de los sueños y hazlos realidad. Un abrazo.