7.3.15

¿Por qué explorar el espacio?

En 1970, una monja radicada en Zambia y llamada Hermana Mary Jucunda escribió al doctor Ernst Stuhlinger, entonces director asociado de ciencia en el Centro de Vuelos Espaciales Marshall de la NASA, en respuesta a sus investigaciones sobre una misión tripulada a Marte. Concretamente, preguntó cómo podía sugerir que se gastasen miles de millones de dólares en un proyecto así en un tiempo en el que tantos niños morían de hambre en la Tierra.
Stuhlinger envió a la Hermana Jucunda la siguiente carta de explicación junto con una copia de Earthrise, la fotografía-icono de la Tierra tomada en 1968 por el astronauta William Anders desde la luna (también incluida en esta carta). Su estudiada respuesta fue más tarde publicada por la NASA bajo el título de “¿Por qué explorar el Espacio?”
6 de mayo de 1970
Estimada Hermana Mary Jucunda,
Su carta ha sido una de tantas que me llegan cada día, pero me ha conmovido más profundamente que todas las demás porque viene de una mente inquieta y un corazón compasivo. Intentaré responder a su pregunta lo mejor que pueda.
Primero, sin embargo, me gustaría expresarle la gran admiración que siento por usted y por sus valientes hermanas, porque están ustedes dedicando sus vidas a la más noble causa del hombre: ayudar a sus semejantes necesitados.
Pregunta en su carta cómo puedo sugerir que se gasten miles de millones de dólares en un viaje a Marte, en un momento en el que muchos niños mueren de hambre en la Tierra.
Sé que no espera usted una respuesta como “¡Oh, no sabía que había niños muriéndose de hambre, pero desde ahora dejaremos de explorar el espacio hasta que la humanidad haya resuelto ese problema!” En realidad, sé de la existencia de niños hambrientos mucho antes de saber que un viaje al planeta Marte es técnicamente posible. Sin embargo, como muchos otros, creo que viajar a la Luna, y luego a Marte y otros planetas, es una aventura que debemos emprender ahora, e incluso creo que ese proyecto, a la larga, contribuirá más a la solución de esos graves problemas que tenemos aquí en la Tierra que muchos otros potenciales proyectos de ayuda que se están debatiendo y discutiendo año tras año, y que son tan lentos a la hora de proporcionar ayuda tangible.
Antes de intentar describir en más detalle cómo nuestro programa espacial contribuye a la solución de nuestros problemas en la Tierra, me gustaría relatarle brevemente una supuesta historia real. Hace 400 años, vivía un conde en una pequeña aldea de Alemania. Era uno de los condes benignos, y daba gran parte de sus ingresos a los pobres de su aldea. Eso era muy de agradecer porque la pobreza abundaba en los tiempos medievales y había epidemias de plaga que asolaban con frecuencia el campo. Un día, el conde conoció a un extraño hombre. Tenía una mesa de trabajo y un pequeño laboratorio en su casa, y trabajaba duro durante el día para poder permitirse algunas horas de trabajo en su laboratorio por las noches. Tenía lentes pequeñas hechas de trozos de vidrio; montaba las lentes en tubos y usaba esos aparatos para mirar objetos muy pequeños. El conde estaba particularmente fascinado por las minúsculas criaturas que podían observarse con grandes aumentos, y que nunca antes habían sido vistos. Invitó al hombre a mudar su laboratorio al castillo, a convertirse en un miembro de su casa y a dedicar desde entonces todo su tiempo al desarrollo y perfeccionamiento de sus aparatos ópticos como empleado especial del conde.
Los aldeanos, sin embargo, se enfadaron cuando se dieron cuenta de que el conde estaba desperdiciando su dinero en lo que ellos consideraban una payasada sin sentido. “¡Sufrimos por la plaga,” decían, “mientras le paga a ese hombre por un hobby sin utilidad!” Pero el conde permaneció firme. “Os doy tanto como puedo,” dijo, “pero también apoyaré a este hombre y a su trabajo, porque creo que un día algo útil saldrá de ello.”
Realmente, salieron cosas muy útiles de ese trabajo, y también de trabajos similares hechos por otros en otros lugares: el microscopio. Es bien sabido que el microscopio ha contribuido más que cualquier otro invento al progreso de la medicina, y que la eliminación de la plaga y de muchas otras enfermedades contagiosas en todo el mundo es en buena parte el resultado de los estudios que el microscopio hizo posibles.
El conde, al reservar algo de su dinero para investigación y descubrimiento contribuyó mucho más al alivio del sufrimiento humano que lo que hubiera conseguido dando a su comunidad asolada por la plaga todo lo que pudiera ahorrar.
La situación que afrontamos hoy es similar en muchos aspectos. El Presidente de los Estados Unidos gasta unos 200.000 millones de dólares en su presupuesto anual. Ese dinero va a sanidad, educación, servicios sociales, renovación urbana, autopistas, transportes, ayuda al exterior, defensa, conservación, ciencia, agricultura y muchas instalaciones dentro y fuera del país. Aproximadamente el 1,6% de este presupuesto nacional se destina este año a la exploración espacial. El programa espacial incluye el Proyecto Apolo y muchos otros proyectos más pequeños en física espacial, astronomía espacial, biología espacial, proyectos planetarios, proyectos de recursos de la Tierra e ingeniería espacial. Para hacer posible este gasto en el programa espacial, el contribuyente norteamericano medio con ingresos de 10.000 dólares paga unos 30 dólares de sus impuestos para el espacio. El resto de sus ingresos, 9.970 dólares, queda para su subsistencia, recreo, ahorros, otros impuestos, y todos sus demás gastos.
Probablemente usted se preguntará: “¿por qué no coge 5, o 3, o 1 dólar de esos 30 dólares para el espacio que el contribuyente norteamericano medio está pagando, y envía esos dólares a los niños hambrientos?” Para responder a esa cuestión, tengo que explicarle brevemente cómo funciona la economía de este país. La situación es muy similar en otros países. El gobierno consiste en un número de departamentos [ministerios] (Interior, Justicia, Sanidad, Educación y Servicios Sociales, Transporte, Defensa y otros), y las oficinas [bureaus] (Fundación Nacional para la Ciencia, Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio, y otras). Todos ellas preparan sus presupuestos anuales según sus misiones asignadas, y cada una de ellos defiende su presupuesto frente a una supervisión extremadamente severa por parte de las comisiones del Congreso, y frente a una fuerte presión de ahorro por parte de la Oficina Presupuestaria y del Presidente. Cuando los fondos son finalmente asignados por el Congreso, solamente pueden gastarse en las partidas presupuestarias especificadas y aprobadas en su presupuesto.
El presupuesto de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio, por supuesto, solamente puede contener partidas directamente relacionada a la aeronáutica y al espacio. Si ese presupuesto no fuese aprobado por el Congreso, los fondos propuestos no estarían disponibles para nadie más; sencillamente no serían gravados al contribuyente, a menos que alguno de los otros presupuesto hubiese obtenido la aprobación para un aumento específico, que entonces absorberían los fondos no gastados en el espacio. Se dará usted cuenta, a partir de este breve discurso, que el apoyo a los niños hambrientos, o más bien un apoyo adicional a lo que los Estados Unidos ya está contribuyendo para esa misma noble causa en la forma de ayuda al exterior, solamente puede obtenerse si el departamento apropiado solicita una asignación para este fin, y si esa asignación es aprobada por el Congreso.
Puede usted preguntarse si yo, personalmente, estaría a favor de una acción así por parte de nuestro gobierno. Mi respuesta es un rotundo sí. De hecho, no me importaría en absoluto si mis impuestos anuales fuesen aumentados un cierto número de dólares con el fin de alimentar niños hambrientos dondequiera que vivan.
Sé que todos mis amigos sienten lo mismo. No obstante, no podemos llevar a cabo un programa así simplemente desistiendo de nuestros planes de viajar a Marte. Al contrario, creo incluso que al trabajar para el programa espacial puedo hacer alguna contribución al alivio y eventual solución de problemas tan graves como la pobreza y el hambre en la Tierra. En el problema del hambre hay dos funciones básicas: la producción de comida y su distribución. La producción de alimentos por medio de agricultura, ganadería, pesca y otras operaciones a gran escala es eficiente en algunas partes del mundo, pero drásticamente deficiente en muchas otras partes. Por ejemplo, podrían utilizarse mucho mejor grandes extensiones de terreno si se aplicasen métodos eficientes de control de cuencas fluviales, uso de fertilizantes, pronósticos meteorológicos, evaluación de fertilidad, programación de plantaciones, selección de campo, hábitos de plantación, cadencia de cultivos, inspección de cosecha y planificación de recolecciones.
La mejor herramienta para mejorar todas esas funciones, sin duda, es el satélite artificial en órbita terrestre. Dando vueltas al mundo a gran altitud, puede explorar grandes zonas de terreno en poco tiempo; puede observar y medir una gran variedad de factores que indican el estado y las condición de cosechas, suelo, sequías, precipitaciones, nieve, etc, y puede enviar esta información por radio a las estaciones de tierra para su buen uso. Se ha estimado que incluso un sistema modesto de satélites terrestres equipados con sensores, trabajando en un programa de mejora agrícola a escala mundial, aumentaría el tamaño de las cosechas en el equivalente de muchos miles de millones de dólares.
La distribución de alimentos a los necesitados es un problema completamente diferente. La cuestión no es tanto de volumen de transporte como de cooperación internacional. El gobernante de un país pequeño puede sentirse incómodo ante la perspectiva de recibir grandes envíos de alimentos provenientes de un país grande, sencillamente porque tema que junto con los alimentos esté importando influencia y poder extranjeros. Me temo que un alivio eficiente del hambre no llegará a menos que las fronteras nacionales sean menos divisorias de lo que son hoy. No creo que el vuelo espacial consiga el milagro de la noche a la mañana. Sin embargo, el programa espacial se encuentra entre los agentes más poderosos y prometedores que trabajan en esa dirección.
Permítame tan sólo recordarle la reciente casi tragedia del Apolo 13. Cuando llegó el crucial momento de la reentrada de los astronautas, la Unión Soviética cortó todas las transmisiones rusas en las bandas de frecuencia usadas por el Proyecto Apolo para evitar cualquier interferencia, y los buques rusos se desplegaron en los Océanos Atlántico y Pacífico en caso de que se hiciese necesario un resca te de emergencia. Si la cápsula hubiera caído cerca de un buque ruso, los rusos sin duran habrían dedicado todos los esfuerzos necesarios para su rescate, como si fuesen cosmonautas rusos los que hubieran regresado del espacio. Si los viajeros rusos se encuentran alguna vez en una situación de emergencia similar, los norteamericanos harán lo mismo sin dudarlo.
Más alimentos gracias a estudios y valoraciones desde la órbita, y mejor distribución de alimentos gracias a la mejora en las relaciones internacionales, son tan sólo dos ejemplos de la profundidad con que el programa espacial hace mella en la vida sobre la Tierra. Me gustaría citar otros dos ejemplos: la estimulación del desarrollo tecnológico y la generación de conocimiento científico.
Los requisitos que deben imponerse a los componentes de una nave espacial que viaja a la Luna, en cuanto a alta precisión y fiabilidad extrema, no tienen precedentes en la historia de la ingeniería. El desarrollo de sistemas que cumplan esos severos requisitos nos ha proporcionado una oportunidad única para encontrar nuevos materiales y procesos, para inventar mejores sistemas técnicos, para procesos de fabricación, para alargar la vida de los instrumentos e incluso para descubrir nuevas leyes de la naturaleza.
Todo este conocimiento técnico recién adquirido también está disponible para su aplicación a tecnologías terrestres. Cada año, alrededor de mil innovaciones técnicas generadas en el programa espacial se abren camino a las tecnología terrestres, donde producen mejores electrodomésticos y equipos agrícolas, mejores máquinas de coser y radios, mejores barcos y aviones, mejores pronósticos del tiempo y avisos de tormentas, mejores comunicaciones, mejores instrumentos, mejores utensilios y herramientas para la vida diaria. Supuestamente, usted preguntará ahora por qué debemos desarrollar un sistema de soporte vital para nuestros viajeros lunares antes de que podamos construir un sistema sensor remoto para los pacientes del corazón. La respuesta es sencilla: los progresos significativos para la solución de los problemas técnicos se hacen con frecuencia no mediante una aproximación directa, sino estableciendo primero un objetivo desafiante que nos ofrece una fuerte motivación para el trabajo innovador, lo que dispara la imaginación y espolea a los hombres para que se esfuercen al máximo, y actúa como catalizador al inducir cadenas de otras reacciones.
El vuelo espacial cumple exactamente este papel. El viaje a Marte no será, ciertamente, una fuente directa de alimentos para los hambrientos. No obstante, conducirá a tantos nuevos procesos tecnológicos que los subproductos de este proyecto, por sí solos, valdrán muchas veces más que el coste de su implementación.
En adición a la necesidad de nuevos procesos tecnológicos, hay una necesidad creciente de conocimientos básicos de ciencias si queremos mejorar las condiciones de la vida humana sobre la Tierra. Necesitamos más conocimientos en física y química, en biología y fisiología, y muy particularmente en medicina para hacer frente a los problemas que amenazan la vida del hombre: hambre, enfermedades, contaminación de la comida y del agua, polución del medio ambiente.
Necesitamos que más jóvenes, hombres y mujeres, escojan ciencia como su profesión, y necesitamos más apoyo para esos científicos que tienen el talento y la determinación para enzarzarse en un trabajo científico fructífero. Deben tener a mano objetivos de investigación que supongan un desafío, y hay que proporcionarles suficiente apoyo para proyectos de investigación. De nuevo, el programa espacial, con sus maravillosas oportunidades para llevar a cabo estudios de investigación realmente magníficos en lunas y planetas, en física y astronomía, en biología y medicina, constituye un catalizador casi ideal que induce la reacción entre la motivación del trabajo científico, las oportunidades para observar fenómenos naturales excitantes y el apoyo material necesario para llevar a cabo el esfuerzo de investigación.
Entre todas las actividades dirigidas, controladas y financiadas por el gobierno norteamericano, el programa espacial es ciertamente la actividad más visible y probablemente la más debatida, aunque solamente consume el 1,6% del presupuesto, y es el 3 por mil (menos de un tercio de un uno por ciento) del producto interior bruto. No hay ninguna otra actividad equivalente en términos de estimulador y catalizador para el desarrollo de nuevas tecnologías e investigación en ciencias básicas. Podemos incluso decir al respecto que el programa espacial está asumiendo una función que, durante tres o cuatro mil años, ha sido la triste prerrogativa de la guerra.
¡Cuánto sufrimiento humano puede evitarse si las naciones, en lugar de competir con sus flotas de bombarderos y cohetes, compitiesen con sus naves espaciales para viajar a la Luna! Esta competición está llena de promesas de victorias brillantes, pero no deja espacio para la amargura de los vencidos que no conduce más que a la venganza y a nuevas guerras.
Aunque nuestro programa especial parece llevarnos lejos de la Tierra hacia la Luna, el Sol, los planetas y las estrellas, creo que ninguno de esos objetos celestes recibirá tanta atención y estudio por parte de los científicos espaciales como nuestra Tierra. Se convertirá en una Tierra mejor, no sólo por todo el nuevo conocimiento técnico y científico que usaremos para la mejora de la vida, sino también porque estamos desarrollando un aprecio más profundo hacia nuestra Tierra, hacia la vida y hacia el hombre.

La fotografía que le incluyo con esta carta muestra una vista de nuestra Tierra desde el Apolo 8 cuando estaba en órbita lunar en las navidades de 1968. De los muchos y maravillosos resultados del programa espacial hasta la fecha, esta imagen puede que sea la más importante. Abrió nuestros ojos al hecho de que nuestra Tierra es una hermosa y preciada isla en un vacío sin límites, y que no hay otro lugar en el que podemos vivir que la delgada capa superficial de nuestro planeta, bordeada por la desolada nada del espacio. Nunca antes reconoció tanta gente lo limitada que nuestra Tierra es en realidad, y lo peligroso que sería entrometerse en su balance ecológico. Desde que esta fotografía fue publicada, aumentan más y más las voces que avisan de los graves problemas con que se enfrente el hombre en nuestros tiempos: contaminación, hambre, pobreza, vida urbana, producción de alimentos, control de agua, superpoblación. No es casualidad que comencemos a ver la tremenda tarea que nos espera justo en el momento en que el joven programa espacial nos proporciona la primera buena mirada a nuestro propio planeta.
Por fortuna, la era espacial no sólo sujeta un espejo en el que podemos vernos a nosotros mismos, sino que también nos proporciona la tecnología, el desafío, la motivación e incluso el optimismo para atacar estas tareas con confianza. Lo que aprendemos en el programa espacial, creo, apoya del todo lo que Albert Schweitzer tenía en mente cuando dijo: “Miro al futuro no con preocupación sino con esperanza.”
Mis mejores deseos estarán siempre con usted y con sus niños.
Muy sinceramente suyo,
Ernst Stuhlinger

16.2.15

La verdad lo dudo...

¿Podría Morena replicar el éxito  de Syriza en Grecia o el éxito que parece alcanzara Podemos en España?

3.1.15

Does life suck for everyone or is it just for me?

Un buen día,  señoras y señores a alguien en Quora se le ocurre preguntar

Does life suck for everyone or is it just for me?
osea(lease con voz de pequeña niñita llorona)
 ¿La vida apesta para todos o solo es asi conmigo?
La respuesta que le dieron fue a mi parecer épica  (diria el Falso profeta machista y chingona )y seria más o menos la siguiente:

Yo creo que apesta solo para ti. Para algunas personas es un desafió.
1809 Nace el 12 de febrero.
1816 Su familia es forzada a abandonar su hogar y el debe trabajar para ayudar a  su familia a mantenerse.
1818 Su madre fallece.
1828 Su hermana muere
1831. Una aventura de negocios fracasa.
1832 Fue candidato a la Legislatura del Estado . Él perdió .
1832 En el mismo año , él también perdió su trabajo. Él decidió que quería ir a la escuela de leyes , pero no pudo entrar.
1833 Pidió dinero prestado de un amigo para iniciar un negocio . Al final del año , estaba en bancarrota.
1834 Fue candidato a la Legislatura del Estado de nuevo. Esta vez ganó .
1835 El año se veía mejor cuando el estaba comprometido para casarse. Desafortunadamente  su prometida muere, su alma se llena de dolor.
1836 Este fue el año en que tuvo una crisis nerviosa total, y durante 6 meses estuvo postrado en cama.
1836 Él trata de convertirse en presidente de la Legislatura del Estado. Es derrotado.
1840 Él trató de convertirse en elector . Fue derrotado .
1842 Se casa con Mary Todd . Tienen 4 hijos , pero sólo uno viviría hasta la edad adulta.
1843 Se postuló para el Congreso. Perdió
1846 Se postuló para el Congreso de nuevo. Ganó y se mudó a Washington.
1848 fue candidato a la reelección al Congreso . Él perdió .
1849 Buscó el trabajo de funcionario de la tierra en su estado natal . No consiguió el trabajo.
1850 Su hijo, Eduardo, muere.
1854 Se postuló para el Senado de los Estados Unidos. Él perdió .
1856 Él buscó la candidatura a la vicepresidencia en una convención nacional.
Consiguio menos de 100 votos. Él perdió .
1858 Se postuló para el Senado de nuevo. Perdió de nuevo.
1860 Es elegido Presidente de los Estados Unidos.
1862 Su hijo, Willie , muere a los 12 años .
1865 El 14 de abril , Abraham Lincoln es asesinado .


Pues si básicamente le dijeron a quien hizo la pregunta que no este de nena llorona, seguramente no la ha tenido tan difícil como la tuvo el presidente más grandioso que ha tenido la nación más poderosa que ha existido sobre la faz de la tierra.
  Porque Lincoln es eso :el  presidente más grandioso que han tenido los Estados Unidos, ayudo a este país a superar la guerra civil , (no frikis no me reviero a la del capitan America y Iron man) la peor crisis moral ,social y politica de su historia.  Su cara esta en el monte Rushmore junto a los considerados mejores presidentes de los primeros 150 años de historia de los Estados Unidos, y eso no es tan facil como por ejemplo, tener la cara en el momumento a los Hokages , donde ponen a cualquier hokage.




 Si los presidentes de los EU fueran jugadores de la NBA, Lincoln seria Jordan (claro Jordan del 84 al 93 y del 95 al 98)...


Abe dirige una civilización más avanzada que la nuestra, alla en Marte y lo seguirá haciendo de aquí  a 1000 años.


Pero buena alguien dirá esa es una opinión, si  pero una opinión en la que suele coincidir el grueso de la población estadounidense, además de politólogos,academicos  e historiadores, la wikipedia esa maravillosa herramienta llena de información, diagramas , datos e ingofrafias chingonas arroja mucha luz al respecto en este articulo sobre rankings historicos delos presidentes de los Estados Unidos, hasta da lastima que no exista algo similar en México (por varios motivos incluyendo la falta de interes en este tipo de estudios, desconocimiento de la historia de México y que buena parte de nuestra historia los presidentes se quitaban y ponian como emperadores romanos en los años más turbulentos del imperio o como en un nación tercermundista recien independizada (ejem, eso es lo que fuimos  buena parte del siglo XIX una nación tercermundista recien independizada)).



En el mencionado articulo aparece una tabla que concentra la información de diversas encuestas y estudios sobre la apreciación de quienes han sido los mejores presidentes de los EU ,siendo el 1 el mejor, el 2 el segundo, etc y como podran  ver Lincoln ruleA, salvo por algunos  veces donde aparecen mejor posicionados los otros 2 presidentes que suelen estar en la terna definitiva de los mejores mandatarios en la historia de los EU , George Washinton, padre de la patria,primer presidente y heroe de la independecia y Frankin D. Roosevelt ,quien debio afrontar la gran depresión y la II guerra mundial (ya saben que la D siempre desata la tormenta), pero vamos , Lincoln es integridad, Lincoln es estoicismo, y en el blog de Timur el cojo, apreciamos el estoicismo.


De hecho el amplio concenso es que los 3 mejores presidentes han sido Lincoln, Washinton y , Frankin D. Roosevelt, soliendo estar  en las posiciones 4 y 5 por lo  general    Thomas Jefferson y Theodore Roosevelt y completando el top 10 Harry S. Truman, Woodrow Wilson, Dwight D. Eisenhower, James K. Polk, y Andrew Jackson. 


Del otro lado del espectro tenemos a los peores presidentes de los EU, donde suelen aparecer  Andrew Johnson, Franklin Pierce, Warren G. Harding, Millard Fillmore, James Buchanan, Herbert Hoover, Martin Van Buren, Zachary Taylor, John Tyler, y  George W. Bush, este extremo me parece más interesante, sintiendo  que la mayoría de los ejecutivos estadounidenses han sido buenos mandatarios, ¿quienes son los peores mandatarios en un país que a diferencia de casi todo el mundo ha carecido de tiranos, dictadores y despotas?, con este motivo el blog de Timur el cojo les presenta:

Los siete presidentes más perturbadores de los 

Estados Unidos...

Ok no,
Los siete peores presidentes de los Estados 

Unidos...
mmm tampoco, la verdad actualmente no se mucho sobre historia de los EU, además ¿como juzgar a los presidentes de los EU?, no tenemos la misma opinión en México de James Polk el zoquete que nos quito California, Nuevo México,nos acabo de quitar Texas, etc, que la que tendran los gringos...
entonces.
Los siete presidentes de los Estados unidos que 

peor  me caen.
mmm tal vez, pero ya hablare de ello en otro post.
Auf wiedersehen.

14.4.14

Himno de mármol.


Hay les va un poema que escribí .

Himno de mármol.

 

Sobre el altar: el comer y el beber

y la tierra , el agua, el aire y el fuego

esas alegorías donde el griego

cifró cuanto se es y deja de ser:

Al horizonte la serena luna

y bajo el cielo, un hombre y su llanto

culpan airados la rara fortuna

y esta noche será para el quebranto,

y el recuerdo de quienes ya se han ido

(el hombre soy yo), y el indefinido

miedo acecha: son sus muertes espejos

donde vislumbro el atroz reflejo

del mármol que me espera, ineludible

(y en el aire, tu aroma inconfundible).



¿cuantas mitologías habrá urdido

el arcano horror?, lúgubres infiernos

de hielo y tiniebla y el edén perdido

bosquejos, nada más, de un orbe eterno

La paz del cielo o la ira del infierno

más atroz en espera del impuro,

con todo albergan el deseo oscuro

de no morir del todo y ser eterno.

Mientras solo la duda nos es dada

no espero laberintos de alta lumbre

ni la rosa, solo la incertidumbre

tal vez del otro lado no haya nada

La basta tierra suele dar las cosas

más fieras pero también las hermosas,

la humillación me ha dado y el dolor

también el día, la noche, el amor.

Puedo recordar la dispar fortuna

que acompañó tus días en el mundo:

el común goce del sueño fecundo,

la sosegada amistad de la luna,

noches brindadas a aquella mujer

la que no te quiso, el mudo jardín,

las arañas, el álgebra , el latín

exiguo y cada efímero placer.

Tal vez no merezcas otra alegría

Tal vez no merezcas otra agonía.

Una emoción, no es la tristeza

me invade, un temor que no se nombra,

solo tenemos la vaga certeza

de un día ser, el polvo de la sombra.

26.12.12

El discurso funebre de Pericles a un año de inicada la guerra del Peloponeso


Via: El discurso fínebre de Pericles, traduccón de Antonio Arbea

La mayor parte de quienes en el pasado han hecho uso de la palabra
en esta tribuna, han tenido por costumbre elogiar a aquel que introdujo este
discurso en el rito tradicional, pues pensaban que su proferimiento con
ocasión del entierro de los caídos en combate era algo hermoso. A mí, en
cambio, me habría parecido suficiente que quienes con obras probaron su
valor, también con obras recibieran su homenaje –como este que véis dis-
puesto para ellos en sus exequias por el Estado–, y no aventurar en un solo
individuo, que tanto puede ser un buen orador como no serlo, la fe en los
méritos de muchos.
Es difícil, en efecto, hablar adecuadamente sobre un asunto respecto
del cual no es segura la apreciación de la verdad, ya que quien escucha, si
está bien informado acerca del homenajeado y favorablemente dispuesto
hacia él, es muy posible que encuentre que lo que se dice está por debajo
de lo que él desea y de lo que él conoce; y si, por el contrario, está mal
informado, lo más probable es que, por envidia, cuando oiga hablar de algo
que esté por encima de sus propias posibilidades, piense que se está cayen-
do en una exageración. Porque los elogios que se formulan a los demás se
toleran sólo en tanto quien los oye se considera a sí mismo capaz también,
en alguna medida, de realizar los actos elogiados; cuando, en cambio, los
que escuchan comienzan a sentir envidia de las excelencias de que está
siendo alabado, al punto prende en ellos también la incredulidad
Pero, puesto que a los antiguos les pareció que sí estaba bien, debo
ahora yo, siguiendo la costumbre establecida, intentar ganarme la voluntad
y la aprobación de cada uno de vosotros tanto como me sea posible.


Comenzaré, ante todo, por nuestros antepasados, pues es justo y, al
mismo tiempo, apropiado a una ocasión como la presente, que se les rinda
este homenaje de recordación. Habitando siempre ellos mismos esta tierra a
través de sucesivas generaciones, es mérito suyo el habérnosla legado libre
hasta nuestros días. Y si ellos son dignos de alabanza, más aún lo son
nuestros padres, quienes, además de lo que recibieron como herencia, gana-
ron para sí, no sin fatigas, todo el imperio que tenemos, y nos lo entregaron
a los hombres de hoy.
En cuanto a lo que a ese imperio le faltaba, hemos sido nosotros
mismos, los que estamos aquí presentes, en particular los que nos encontra-
mos aún en la plenitud de la edad, quienes lo hemos incrementado, al paso
que también le hemos dado completa autarquía a la ciudad, tanto para la
guerra como para la paz. Pasaré por alto las hazañas bélicas de nuestros
antepasados, gracias a las cuales las diversas partes de nuestro imperio
fueron conquistadas, como asimismo las ocasiones en que nosotros mis-
mos o nuestros padres repelimos ardorosamente las incursiones hostiles de
extranjeros o de griegos, ya que no quiero extenderme tediosamente entre
conocedores de tales asuntos. Antes, empero, de abocarme al elogio de
estos muertos, quiero señalar en virtud en qué normas hemos llegado a la
situación actual, y con qué sistema político y gracias a qué costumbres
hemos alcanzado nuestra grandeza. No considero inadecuado referirme a
asuntos tales en una ocasión como la actual, y creo que será provechoso
que toda esta multitud de ciudadanos y extranjeros lo pueda escuchar.


Disfrutamos de un régimen político que no imita las leyes de los
vecinos; más que imitadores de otros, en efecto, nosotros mismos servi-
mos de modelo para algunos. En cuanto al nombre, puesto que la adminis-
tración se ejerce en favor de la mayoría, y no de unos pocos, a este régimen
se lo ha llamado democracia; respecto a las leyes, todos gozan de iguales
derechos en la defensa de sus intereses particulares; en lo relativo a los
honores, cualquiera que se distinga en algún aspecto puede acceder a los
cargos públicos, pues se lo elige más por sus méritos que por su categoría
social; y tampoco al que es pobre, por su parte, su oscura posición le
impide prestar sus servicios a la patria, si es que tiene la posibilidad de
hacerlo.
Tenemos por norma respetar la libertad, tanto en los asuntos públi-
cos como en las rivalidades diarias de unos con otros, sin enojarnos con
nuestro vecino cuando él actúa espontáneamente, ni exteriorizar nuestra
molestia, pues ésta, aunque innocua, es ingrata de presenciar. Si bien en los
asuntos privados somos indulgentes, en los públicos, en cambio, ante todo
por un respetuoso temor, jamás obramos ilegalmente, sino que obedecemos
a quienes les toca el turno de mandar, y acatamos las leyes, en particular las
dictadas en favor de los que son víctimas de una injusticia, y las que,
aunque no estén escritas, todos consideran vergonzoso infringir.


Por otra parte, como descanso de nuestros trabajos, le hemos procu-
rado a nuestro espíritu una serie de recreaciones. No sólo tenemos, en
efecto, certámenes públicos y celebraciones religiosas repartidos a lo largo
de todo el año, sino que también gozamos individualmente de un digno y
satisfactorio bienestar material, cuyo continuo disfrute ahuyenta a la melan-
colía. Y gracias al elevado número de sus habitantes, nuestra ciudad impor-
ta desde todo el mundo toda clase de bienes, de manera que los que ella
produce para nuestro provecho no son, en rigor, más nuestros que los
foráneos.


A nuestros enemigos les llevamos ventaja también en cuanto al
adiestramiento en las artes de la guerra, ya que mantenemos siempre abier-
tas las puertas de nuestra ciudad y jamás recurrimos a la expulsión de los
extranjeros para impedir que se conozca o se presencie algo que, por no
hallarse oculto, bien podría a un enemigo resultarle de provecho observar-
lo6. Y es que, más que en los armamentos y estratagemas, confiamos en la
fortaleza de alma con que naturalmente acometemos nuestras empresas. Y
en cuanto a la educación, mientras ellos procuran adquirir coraje realizando
desde muy jóvenes una ardua ejercitación, nosotros, aunque vivimos más
regaladamente, podemos afrontar peligros no menores que ellos.
Prueba de esto es que los espartanos no realizan sin la compañía de
otros sus expediciones militares contra nuestro territorio, sino junto a todos
sus aliados; nosotros, en cambio, aun invadiendo solos tierra enemiga y
combatiendo en suelo extraño contra quienes defienden lo suyo, la mayor
parte de las veces nos llevamos la victoria sin dificultad. Además, ninguno
de nuestros enemigos se ha topado jamás en el campo de batalla con todas
nuestras fuerzas reunidas, pues simultáneamente debemos atender la man-
tención de nuestra flota y, en tierra, el envío de nuestra gente a diversos
lugares. Sin embargo, cada vez que en algún lugar ellos se trenzan en lucha
con una facción de los nuestros y resultan vencedores, se ufanan de haber-
nos rechazado a todos, aunque sólo han vencido a algunos; y si salen
derrotados, alegan que lo fueron ante todos nosotros juntos. Pero lo cierto
es que, ya que preferimos afrontar los peligros de la guerra con serenidad
antes que habiéndonos preparado con arduos ejercicios, ayudados más por
la valentía de los caracteres que por la prescrita en ordenanzas, les llevamos
la ventaja de que no nos angustiamos de antemano por las penurias futuras,
y, cuando nos toca enfrentarlas, no demostramos menos valor que ellos
viven en permanente fatiga.
Pero no sólo por éstas, sino también por otras cualidades nuestra
ciudad merece ser admirada.

En efecto, amamos el arte y la belleza sin desmedirnos, y cultivamos
el saber sin ablandarnos. La riqueza representa para nosotros la oportuni-
dad de realizar algo, y no un motivo para hablar con soberbia; y en cuanto a
la pobreza, para nadie constituye una vergüenza el reconocerla, sino el no
esforzarse por evitarla. Los individuos pueden ellos mismos ocuparse simul-
táneamente de sus asuntos privados y de los públicos; no por el hecho de
que cada uno esté entregado a lo suyo, su conocimiento de las materias
políticas es insuficiente. Somos los únicos que tenemos más por inútil que
por tranquila a la persona que no participa en las tareas de la comunidad.
Somos nosotros mismos los que deliberamos y decidimos conforme a dere-
cho sobre la cosa pública, pues no creemos que lo que perjudica a la acción
sea el debate, sino precisamente el no dejarse instruir por la discusión antes
de llevar a cabo lo que hay que hacer. Y esto porque también nos diferen-
ciamos de los demás en que podemos ser muy osados y, al mismo tiempo,
examinar cuidadosamente las acciones que estamos por emprender; en este
aspecto, en cambio, para los otros la audacia es producto de su ignorancia,
y la reflexión los vuelve temerosos. Con justicia pueden ser reputados como
los de mayor fortaleza espiritual aquellos que, conociendo tanto los padeci-
mientos como los placeres, no por ello retroceden ante los peligros.
También por nuestra liberalidad somos muy distintos de la mayoría
de los hombres, ya que no es recibiendo beneficios, sino prestándolos, que
nos granjeamos amigos. El que hace un beneficio establece lazos de amistad
más sólidos, puesto que con sus servicios al beneficiado alimenta la deuda
de gratitud de éste. El que debe favores, en cambio, es más desafecto, pues
sabe que al retribuir la generosidad de que ha sido objeto, no se hará mere-
cedor de la gratitud, sino que tan sólo estará pagando una deuda. Somos
los únicos que, movidos, no por un cálculo de conveniencia, sino por nues-
tra fe en la liberalidad, no vacilamos en prestar nuestra ayuda a cualquiera.


Para abreviar, diré que nuestra ciudad, tomada en su conjunto, es
norma para toda Grecia, y que, individualmente, un mismo hombre de los
nuestros se basta para enfrentar las más diversas situaciones, y lo hace con
gracia y con la mayor destreza. Y que estas palabras no son un ocasional
alarde retórico, sino la verdad de los hechos, lo demuestra el poderío mismo
que nuestra ciudad ha alcanzado gracias a estas cualidades. Ella, en efecto,
es la única de las actuales que, puesta a prueba, supera su propia reputa-
ción; es la única cuya victoria, el agresor vencido, dada la superioridad de
los causantes de su desgracia, acepta con resignación; es la única, en fin,
que no les da motivo a sus súbditos para alegar que están inmerecidamente
bajo su yugo.
Nuestro poderío, pues, es manifiesto para todos, y está ciertamente
más que probado. No sólo somos motivo de admiración para nuestros con-
temporáneos, sino que lo seremos también para los que han de venir des-
pués. No necesitamos ni a un Homero que haga nuestro panegírico, ni a
ningún otro que venga a darnos momentáneamente en el gusto con sus
versos, y cuyas ficciones resulten luego desbaratadas por la verdad de los
hechos. Por todos los mares y por todas las tierras se ha abierto camino
nuestro coraje, dejando aquí y allá, para bien o para mal, imperecederos
recuerdos.
Combatiendo por tal ciudad y resistiéndose a perderla es que estos
hombres entregamos notablemente sus vidas; justo es, por tanto, que cada
uno de quienes les hemos sobrevivido anhele también bregar por ella.


La razón por la que me he referido con tanto detalle a asuntos con-
cernientes a la ciudad, no ha sido otra que para haceros ver que no estamos
luchando por algo equivalente a aquello por lo que luchan quienes en modo
alguno gozan de bienes semejantes a los nuestros y, asimismo, para darle
un claro fundamento al elogio de los muertos en cuyo honor hablo en esta
ocasión.
La mayor parte de este elogio ya está hecha, pues las excelencias por
las que he celebrado a nuestra ciudad no son sino fruto del valor de estos
hombres y de otros que se les asemejan en virtud. No de muchos griegos
podría afirmarse, como sí en el caso de éstos, que su fama está en conformi-
dad con sus obras. Su muerte, en mi opinión, ya fuera ella el primer testimo-
nio de su valentía, ya su confirmación postrera, demuestra un coraje genui-
namente varonil. Aun aquellos que puedan haber obrado mal en su vida
pasada, es justo que sean recordados ante todo por el valor que mostraron
combatiendo por su patria, pues al anular lo malo con lo bueno resultaron
más beneficiosos por su servicio público que perjudiciales por su conducta
privada.
A ninguno de estos hombres lo ablandó el deseo de seguir gozando
de su riqueza; a ninguno lo hizo aplazar el peligro la posibilidad de huir de
su pobreza y enriquecerse algún día. Tuvieron por más deseable vengarse
de sus enemigos, al tiempo que les pareció que ese era el más hermoso de
los riesgos. Optaron por correrlo, y, sin renunciar a sus deseos y expectati-
vas más personales, las condicionaron, sí, al éxito de su venganza. Enco-
mendaron a la esperanza lo incierto de su victoria final, y, en cuanto al
desafío inmediato que tenían por delante, se confiaron a sus propias fuer-
zas. En ese trance, también más resueltos a resistir y padecer que a salvarse
huyendo, evitaron la deshonra e hicieron frente a la situación con sus per-
sonas. Al morir, en ese brevísimo instante arbitrado por la fortuna, se halla-
ban más en la cumbre de la determinación que del temor.


Estos hombres, al actuar como actuaron, estuvieron a la altura de su
ciudad. Deber de quienes les han sobrevivido, pues, es hacer preces por
una mejor suerte en los designios bélicos, y llevarlos a cabo con no menor
resolución. No sólo oyendo las palabras que alguien pueda deciros debéis
reflexionar sobre el servicio que prestáis –servicio que cualquiera podría
detenerse a considerarse ante vosotros, que muy bien lo conocéis por pro-
pia experiencia, señalándoos cuántos bienes están comprometidos en el
acto de defenderse de los enemigos–; antes bien, debéis pensar en él con-
templando en los hechos, cada día, el poderío de nuestra ciudad, y prendán-
doos de ella. Entonces, cuando la ciudad se os manifieste en todo su es-
plendor, parad mientes en que éste es el logro de hombres bizarros,
conscientes de su deber y pundonorosos en su obrar; de hombres que, si
alguna vez fracasaron al intentar algo, jamás pensaron en privar a la ciudad
del coraje que los animaba, sino que se lo ofrendaron como el más hermoso
de sus tributos. Al entregar cada uno de ellos la vida por su comunidad, se
hicieron merecedores de un elogio imperecedero y de la sepultura más ilus-
tre. Esta, más que el lugar en que yacen sus cuerpos, es donde su fama
reposa, para ser una y otra vez recordada, de palabra y de obra, en cada
ocasión que se presente.
La tumba de los grandes hombres es la tierra entera: de ellos nos
habla no sólo una inscripción sobre sus lápidas sepulcrales; también en
suelo extranjero pervive su recuerdo, grabado no en un monumento, sino,
sin palabras, en el espíritu de cada hombre.
Imitad a éstos ahora vosotros, cifrando la felicidad en la libertad, y la
libertad en la valentía, sin inquietaros por los peligros de la guerra. Quienes
con más razón pueden ofrendar su vida no son aquellos infortunados que
ya nada bueno esperan, sino, por el contrario, quienes corren el riesgo de
sufrir un revés de fortuna en lo que les queda por vivir, y para los que, en
caso de experimentar una derrota, el cambio sería particularmente grande.
Para un hombre que se precia a sí mismo, en efecto, padecer cobardemente
la dominación es más penoso que, casi sin darse cuenta, morir animosamen-
te y compartiendo una esperanza.


Por tal razón es que a vosotros, padres de estos muertos, que estáis
aquí presentes, más que compadeceros, intentaré consolaros. Puesto que
habéis ya pasado por las variadas vecisitudes de la vida, debéis de saber
que la buena fortuna consiste en estar destinado al más alto grado de no-
bleza –ya sea en la muerte, como éstos; ya en el dolor, como vosotros–, y
en que el fin de la felicidad que nos ha sido asignada coincida con el fin de
nuestra vida. Sé que es difícil que aceptéis esto tratándose de vuestros
hijos, de quienes muchas veces os acordaréis al ver a otros gozando de la
felicidad de que vosotros mismos una vez gozásteis. El hombre no experi-
menta tristeza cuando se lo priva de bienes que aún no ha probado, sino
cuando se le arrebata uno al que ya se había acostumbrado. Pero es preciso
que sepáis sobrellevar vuestra situación, incluso con la esperanza de tener
otros hijos, si es que estáis aún en edad de procrearlos. En lo personal, los
hijos que nazcan representarán para algunos la posibilidad de apartar el
recuerdo de los que perdieron; para la ciudad, entretanto, su nacimiento
será doblemente provechoso, pues no sólo impedirá que ella se despueble,
sino que la hará más segura, ya que nadie puede participar en igualdad de
condiciones y equitativamente en las deliberaciones políticas de la comuni-
dad, a menos que, tal como los demás, también él exponga su prole a las
consecuencias de sus resoluciones.
Y aquellos de vosotros que habéis llegado ya a la ancianidad, tened
por ganancia el haber vivido felizmente la mayor parte de vuestra vida,
considerad que la que os queda ha de ser breve, y consolaos con la fama
alcanzada por éstos vuestros hijos. Lo único que no envejece, en efecto, es
el amor a la gloria; y cuando la edad ya declina, no es atesorar bienes lo que
más deleita, como algunos dicen, sino recibir honores.


Y en cuanto a vosotros, hijos o hermanos, aquí presentes, de estas
víctimas de la guerra, veo grande el desafío que tenéis por delante, porque
solamente aquel que ya no existe suele concertar el elogio de todos; a duras
penas podréis conseguir, por sobresalientes que sean vuestros méritos, ser
considerados no ya sus iguales, sino incluso sus cercanos émulos. La envi-
dia de los rivales la sufren quienes están vivos; el que, en cambio, ya no
representa un obstáculo para nadie, es honrado con generosa benignidad.
Y si, para aquellas esposas que ahora quedan viudas, debo también
decir algo acerca de las virtudes propias de la mujer, lo resumiré todo en un
breve consejo: grande será vuestra gloria si no desmerecéis vuestra condi-
ción natural de mujeres y si conseguís que vuestro nombre ande lo menos
posible en boca de los hombres, ni para bien ni para mal.


En conformidad con nuestras leyes y costumbres, pues, queda dicho
en mi discurso lo que me parecía pertinente. Ahora, en cuanto a los hechos,
los hombres a quienes estamos sepultando han recibido ya nuestro home-
naje. De la educación de sus hijos, desde este momento hasta su juventud,
se hará cargo la ciudad. Tal es la provechosa corona que ella impone a estas
víctimas, y a los que ellas dejan, como premio de tan valerosas hazañas.
Cuando los más preciados galardones que una ciudad otorga son los que
recompensan la valentía, entonces también posee ella los ciudadanos más
valientes.
Y ahora, después de haber llorado cada uno a sus deudos, podéis
marcharos.

8.11.10

When the man Comes around

Uno de los principales Dioses de los pueblos mesoamericanos de la época precolombina fue Quetzalcóatl la serpiente emplumada y también desde los tiempos de los cronistas hispanos hasta el presente ha sido uno de los grandes misterios en el estudio de dichas culturas.
El símbolo primordial de Quetzalcóatl es la serpiente emplumada , su nombre mismo nos refiere a la serpiente (cóatl= serpiente) de cuyo cuerpo nacen preciosas plumas de Quetzal, símbolo que podemos hallar desde antes de nuestra era, esculpido por los olmecas, en la zona maya en la época clásica y claro esta en Teotihuacan, donde se erigió la monumental pirámide de Quetzalcóatl.
El culto a Quetzelcóatl se transmitiría a Tula y ya en pleno posclásico a los aztecas.
Todo esto es un período de más de 2000 años.
Cuando digo que Quetzalcóatl es un gran misterio es porque es verdaderamente todo un enjambre de símbolos, en Teotihuacan lo encontramos asociado a la deidad de la lluvia Tláloc y con la región de las aguas inmensas que hay en Oriente en el país de la luz, y encontramos conchas y serpientes marinas acompañando la figura de la serpiente emplumada, justo aquí es donde podemos encontrar la raíz de su vinculación con la estrella de la mañana, el planeta Venus, tardíamente se le asociara con el señor de los vientos Ehécatl.


Muchas veces se insinúa que el tiene, al igual que otros dioses un doble o náhual , en este caso la sombría deidad Xólotl asociado a la región de los muertos y a la estrella de la tarde.
Pero la cosa no para aquí , otras leyendas se refieren a el como uno de los 4 hijos del supremo Dios Dual Ometéotl o incluso llegan a confundirlo con el.

Un rasgo que prevalece en Quetzalcóatl es su benevolencia con el ser humano, en el mito de los 5 soles lo encontramos presidiendo una de 4 las eras o soles que se sucedieron a lo largo del tiempo en un ciclo constante de creación y destrucción y es justo el quien realizo la última restauración de la raza humana, pues fue el quien robo los huesos preciosos del hombre y la mujer de la región de los muertos y derramando su sangre sobre ellos trajo de vuelta la raza humana, también consiguió para los hombres los granos de maíz, el alimento por excelencia de los pueblos de mesoamerica.


Confundiéndose muchas veces con la figura de la Deidad benevolente, tenemos la del rey sacerdote Cē Ácatl Tōlpīltzin Quetzatcóatl , gobernante de la ciudad de Tula que dio a los hombres las ciencias y las artes de los Dioses.

Eran cuidadosos de las cosas del Dios;
Sólo un dios tenían;
Lo tenían por único dios;
Lo invocaban,
Le hacían suplicas:
Su nombre era Quetzalcóatl.
Y eran tan respetuosos de las cosas del Dios,
Que todo lo que les decía el sacerdote
Quetzalcóatl
Lo cumplían, no lo deformaban.
El les decía, les inculcaba:
-Ese dios único,
Quetzalcóatl es su nombre.
Nada exige,
Sino serpientes, sino mariposas,
Que vosotros debéis ofrecerle,
Que vosotros debéis sacrificarle.
( Fragmento del Código Matritense, se refiere a los toltecas)

El anterior texto como se puede ver refiere por un lado la supremacía divina de Quetzalcóatl entre los toltecas, por otro lado deja entre ver como el pensamiento indígena distingue claramente entre 2 seres distintos Quetzalcóatl el Dios y por otro el sabio sacerdote que conoce las formas de culto que será de provecho practicar.

Los toltecas eran sabios;
La toltecáyotl, el conjunto de sus artes,
Su sabiduría,
Todo procedía de Quetzacóatl...
Los toltecas eran muy ricos,
Eran muy felices,
Nunca tenían pobreza tristeza...
Los toltecas eran experimentados,
Tenían por costumbre dialogar con su propio corazón...
Conocían experimentalmente las estrellas,
Les dieron sus nombres.
Conocían su influjo,
Sabían bien cómo marcha el cielo,
Cómo da vueltas...
(Códice Matritense)

Sin embargo Quetzalcóatl debió marcharse de la metrópoli tolteca ante la aparición de hechiceros llegados de lugares lejanos que pretendían introducir el rito de los sacrificios humanos. El sacerdote era al fin un hombre y engañado por los hechiceros es embriagado y entonces quebranta su vida de pureza y castidad, es entonces cuando parte a la región maya , posteriormente desaparece en las costas del golfo de México, según un mito se embarca en una balsa hecha de serpientes, otro refiere su transformación en la estrella de la mañana. Esto es en un año 1-Caña, antes de partir promete regresar justamente en otro año 1-Caña. Es aquí donde parecen fundirse las personas del Dios y el hombre.

Se dice que cuando vivió allí Quetzalcóatl,
Muchas veces los hechiceros quisieron engañarlo
Para que hiciera sacrificios humanos
Para que sacrificara hombres.
Pero él nunca quiso, porque quería mucho a su pueblo,
Que eran los toltecas...
Y se dice, se refiere,
Que esto enojó a los magos;
Así estos empezaron a escarnecerlo,
A burlarse de él.
Decían los magos y hechiceros,
Que querían afligir a Quetzalcóatl
Para que éste al fin se fuera,
Como en verdad sucedió.
En el alo 1-Caña murió Quetzalcóatl
Se dice en verdad
Que se fue a morir allá,
A la tierra del color negro y rojo.

La muerte del hombre identificado como el príncipe Ce Ácatl Topiltzin Quetzalcóatl aconteció en el año 999.
La serpiente emplumada permaneció en los panteón de los pueblos del México Antiguo, en pleno siglo XVI en el apogeo del imperio azteca los supremos sacerdotes de la religión mexica mantenían el titulo de Tótec Tlamacazqui Quetzalcóatl , ese pueblo que había adoptado junto con el legado de Quetzalcóatl , practicas repudiadas por este, mantenía la esperanza en el día en que regresaría para restaurar el resplandor y la pureza originales.
When the man Comes around
Fue justo en el segundo decenio del siglo XVI al tiempo que el imperio azteca alcanzaba su pleno desarrollo, que ciertos rumores se esparcieron por el mundo azteca y afectaron la tranquilidad del emperador Moctezuma.

En 1517 la expedición de Francisco Hernández de Córdoba recorre las costas de Campeche y Yucatán, en Potonchán entablan combate con la población indígena. Algo de esto seguramente llego a los oídos de Moctezuma.

En 1518 Juan de Grijalva, alcanza la isla de Cozumel, luego tras seguir costeando arriba a la laguna de Términos y al río Tabasco , para desembocar después en la isla de los sacrificios ,frente al actual Veracruz. Los españoles establecen contacto directo con vasallos de Moctezuma, quien recibe informes de gente no vista antes, venida a bordo de casas de agua grandes como montañas y que se empeñaba afanosamente en conocer el país.

Moctezuma de quien se dice era propenso a la incertidumbre y las supersticiones, hizo publica su preocupación.

Según la leyenda diversos presagios funestos se dieron en la década anterior a la llegada de los conquistadores españoles.

Apareció en la ciudad una espiga como de fuego , como aurora de rojo vivo punzando al cielo. Se manifestaba en la noche y desaparecía ahuyentada por el sol.

Cayo sobre el santuario de Xiuhtecuhtli una especie de rayo sin trueno.

Ardió el templo de Huitzilopochtli.

Se observo un cometa.
Hirvió el agua del lago.
Por las noches se escucho la voz de la Diosa Cihuacóatl, que lloraba y decía “¡Hijitos míos, ya tenemos que irnos!” y a veces “Hijitos míos, ‘¿a dónde habré de llevarlos?”

Todo el pueblo testifico lo anterior.
Sin embargo fue solo el emperador Moctezuma quien pudo observar cierto pájaro ceniciento capturado en la Laguna y llevado a él. Moctezuma contemplo el ave en su “casa de lo negro ” lugar donde se encerraba para orar y meditar. En la molleja del pájaro había un espejo ,en el Moctezuma contemplo el cielo estrellado tras contemplarlo por segunda vez vio hombres montados en animales parecidos a venados que marchaba presurosos.
Moctezuma además al recibir noticias de forasteros blancos llegados de las costas de oriente, venidos de más allá de las aguas inmensas, decidió consultar a sabios y sacerdotes de todo el imperio a los que hizo llegar desde lugares como Yohualichan y Mitla en Oaxaca. Fue entonces cuando se llego a insinuar si estos forasteros no eran otros que Quetzatcóatl y los Dioses que habían regresado.
El 2 de febrero de 1519 empezaba para los aztecas el año 1-Caña, año en el que regresaría El Dios, en una de las más grandes coincidencias en la historia , el 10 de febrero el conquistador Cortes zarpaba de Cuba con rumbo a Occidente, Moctezuma confundiría definitivamente al conquistador con el Dios, facilitando la caída de los aztecas.

Nota esto es solo una versión de la historia, usted puede encontrar muchas variaciones de las leyendas , así por ejemplo varios autores dudad que Moctezuma confundiera a Cortes con un Dios, pues ningún documento inmediato por lo menos en 30 años a la conquista apoya esta idea, solo códices hispánicos, escritos mucho después.

----------------------------------------------------------------
El título del post es por  la siguiente canción de Jhony Cash,titulada When the man comes around (Cuando el hombre venga por aquí) me parece una canción magistral, más allá de las creencias de cada uno,es  como dicen en los comments de Youtube, "una canción como para que la cante alguien con  un sombrero durante el fn del mundo"

22.10.10

Definitivamente Colón no estaba en los hombros de gigantes

“El paraíso, está aislado del mundo habitable por montañas o mares, o por alguna región tórrida, que no se puede cruzar. Por eso, quienes han escrito sobre topografía, no lo mencionan"

Santo Tomás de Aquino

Cristóbal Colón nunca ha sido un personaje histórico que me agrade ,en parte porque lo relaciono con lo que prosiguió al llamado "descubrimiento de América", (las infames conquistas  de los imperios azteca e inca ) en parte por que leí alguna vez su historia en una enciclopedia española de la época del franquismo (viejita mi enciclopedia) donde se le ensalzaba demasiado , en parte porque su proyecto partió de un error  (valiéndome un cacahuate aquella frase Un hombre de genio no se equivoca. Sus errores son los umbrales del descubrimiento de James Joyce ).
La forma  y el tamaño de la tierra  eran conocidos en los tiempos de los griegos clásicos. Aristóteles determino su esfericidad partiendo de la observación de los eclipses y Eratóstenes padre de la geodesia determino sus dimensiones,  Colón simplemente pensaba que era viable el viaje de Europa a Asia, basándose en mediciones incorrectas, estimando  la distancia a las Indias, en un valor equivalente a menos de la tercera parte del verdadero.

Pero bueeeeeeeno si algo debemos de reconocerle es el intentar algo  creído imposible en su tiempo...
y dada  la gran cantidad de fantasías tomadas por ciertas entre los navegantes del siglo XV, debemos de reconocer una gran valentía que  seguro no le faltaba para lanzarse al mar .
Honoré d´Autun (1090 -1152) en su Imago Mundi relata la leyenda de San Brendano, monje irlandés que tras un largo viaje atlántico logra encontrar el paraíso,  un resplandeciente prado de flores, donde los lobos conviven en paz con inocentes corderillos, se escucha una música armoniosa y se encuentran frutos de sabor celestial, claro no sin antes salvar diversos peligros, como confundir una ballena  a  punto de adentrarse en el mar con una isla.




También era  buscada con afán la isla de las siete ciudades, isla donde supuestamente siete prelados  que huyeron del dominio musulmán en la península ibérica fundaron otros tantos obispados : AntiliaSan Atanasio, Asnos salvajes, desolación, serpientes, Royllo y Stocafixia, esta isla era ubicada en los mapas medievales con sus  siete ciudades en medio del mar tenebroso o Atlántico
Otras historias tomadas por verdaderas en aquella época eran la de la mano del demonio, que emergía de las profundidades en medio del océano  y del   Rock, fabulosa ave descrita en los viajes de Marco Polo

"Los habitantes de la isla de Madagascar refieren que en determinada estación del año llega de las regiones australes una especie extraordinaria de pájaro, que llaman Roc. Su forma es parecida a la del águila, pero es incomparablemente mayor. El Roc es tan fuerte que puede levantar en sus garras a un elefante, volar con él por los aires y dejarlo caer desde lo alto para devorarlo después. Quienes han visto el Roc aseguran que las alas miden dieciséis pasos de punta a punta y que las plumas tienen ocho pasos de longitud".


Otras criaturas de temer eran los ciclopes, los hombres con cabeza de perro, los grifos, etc.
En un libro atribuido al caballero Jhon de  Mendeville podemos encontrar descripción de razas de hombres con el rostro en el pecho, entre otras rarezas.
Los caballeros frisones por su parte, afirmaron haber llegado a una isla poblada por gigantes
Como apuntes finales en cuanto a lugares imaginarios, se tenia por cierta la existencia de la tierra  de las amazonas, Adán de Bremen la ubico en el Báltico, por otro lado  la zona tórrida era objeto de múltiples fantasías de ríos de fuego y calientes mares que quemaban las naves.
Por eso y más definitivamente Colón no estaba en los hombros de gigantes.

2.11.09

El hombre lobo

En el año de 1598, en un bosque remoto del oeste de Francia, un arquero y un grupo de campesinos armados se toparon con el cuerpo desnudo de un muchacho. El cadáver había sido mutilado y despedazado de manera horrible. Las extremidades, aún calientes y palpitantes, estaban empapadas en sangre. Cuando los hombres se acercaron al cuerpo, vieron que dos animales parecidos a lobos escapaban entre los árboles. Los campesinos , les dieron caza pero ante su asombro , descubrieron que lo que habían atrapado no era un lobo , sino algo que acabó por ser un hombre: alto, enjuto, vestido con harapos y con el pelo y la barba hirsutos. Horrorizados se percataron de que sus manos aún estaban manchadas de sangre y en las uñas , que parecían garras observaron carne humana. Se supo que el hombre era un pordiosero errante llamado Jacques Roulet y le juzgaron en la ciudad de Angers en agosto de 1598. Al emitir su veredicto, el jurado tuvo que decidir si Roulet era un hombre convertido en lobo (un werewolf ) o un licántropo, que es algo semejante pero ligeramente distinto. Un werewolf es una persona viva que tiene la capacidad de convertirse en lobo . La palabra proviene del ingles antiguo wer, que significa hombre y wolf lobo,. Un licántropo es alguien que padece una enfermedad mental y que llega a creerse transformado en lobo. Esta palabra proviene del griego y significa también hombre lobo . En cualquier caso Roulet podía haberse encontrado con una orden de ejecución, pero el jurado mostró una comprensión insólita en la época . Al considerar que Roulet era un enfermo mental- y en consecuencia un licántropo- lo sentenciaron a permanecer en un manicomio solo durante un par de años.
Existía la creencia generalizada de que un verdadero hombre lobo sufría una transformación casi total , de manera distinta de lo que muestran las películas de Hollywood, en las que el hombre lobo conserva una apariencia básicamente humana, En el pasado hubo una gran controversia acerca de las personas que , según se decía, ocultaban su naturaleza de lobos, porque llevaban el pelo del lado del revés. Se aseguraba que su aspecto era corriente, pero al arrancarse la piel como se hizo con centenares de inocentes en diversas ocasiones durante siglos, el pelo del lobo se observaba al otro lado.
Algunos cuentos sugieren que un ser especialmente perverso podría volver, después de muerto, convertido en lobo.
Aunque resulte sorprendente, eran muchos los que deseaban convertirse en hombre lobo , y además de ciertos métodos mágicos, seguían complicados rituales con la esperanza de lograrlo. El momento adecuado para lograr un cambio de esta índole era la medianoche, bajo la luz de la luna llena . La persona que iba a convertirse en hombre lobo dibujaba un círculo mágico y preparaba una hoguera sobre la que colocaba un caldero con una pócima de hierbas y drogas. Seguidamente, se untaba el cuerpo con un ungüento hecho con la grasa de un gato recién sacrificado, mezclado con ingredientes tales como grano de anís y opio. Luego se rodeaba la cintura con una tira de piel de lobo. Arrodillándose dentro del circulo mágico cuando burbujeaba la pócima magica, entonaba un conjuro que decia:

“!Salve, salve, salve, gran espíritu del lobo salve!
Te pido un don, sombra todopoderosa.
Con lo que he hecho dentro de este círculo,
Hazme un hombre lobo fuerte y osado,
El terror tanto de un joven como de un anciano.
Concédeme un cuerpo alto y esbelto:
La rapidez del alce, las garras del oso;
El veneno de las serpientes, la agudeza de la zorra,
La cautela del lobo, la fuerza del buey,
Las fauces del tigre, los dientes del tiburón,
Los ojos de un gato que ve en las tinieblas.”

Una plegaria tan intensa debía parecer irresistible. Para los escépticos, es significativo el hecho de que la pócima burbujeante incluyera gran cantidad de adormidera y que en el ungüento hubiese opio. Esto sugiere que el iniciado debía de encontrarse bajo el efecto de la droga. El conjuro acababa con el grito:
¡Hazme hombre lobo!¡Devorador de hombres!
¡Hazme hombre lobo!¡Devorador de mujeres!
¡Hazme hombre lobo!¡Devorador de niños!
¡Anhelo sangre!¡Sangre humana!
¡Concédemela ! ¡Concédemela esta noche !
¡Gran espíritu del lobo!¡Concédemela
y seré tuyo en corazón, cuerpo y alma!”

El origen del la leyenda griega se puede rastrear hasta la Grecia clásica, con la leyenda del rey Licaón rey de Arcadia , hijo de Pelasgo y de Melibea , o tal vez de Titán y la Tierra , si bien fue un buen gobernante que saco adelante a su pueblo y erigió un altar a Zeus, llego a cometer sacrificios humanos, hasta llegar-afirma Ovidio- a matar a todo forastero que se presentara en la ciudad, violando una de las leyes más sagradas en Grecia, la de la hospitalidad. Zeus enterado se hizo pasar por un forastero, y se hospedo en el Palacio de Licaón, los súbditos del rey presentían algo, Licaón para asegurarse le sirvió la carne de alguna de sus victimas a Zeus, quien furioso destruyo el palacio y transformo al rey en un lobo.
Licaón tuvo numerosos hijos-los licaónidas- , según algunas versiones 50, fueron también famosos por su crueldad, Zeus una vez más enterado de esto, se hizo pasar por un mendigo quien pidió la hospitalidad de los licaónidas, quienes asesinaron a su hermano Níctimo para servírselo a Zeus, entonces este convirtió a los licaónidas en lobos (aunque según la fuente los fulmino o los expulso de la ciudad) y revivio a Níctimo , a quien instalo en el trono.

Ya en el siglo V antes de nuestra era , Herodoto, “el padre de la historia” escribió: “cada neuriano se transforma a sí mismo una vez al año en lobo y conserva esta forma durante muchos días, después de lo cual recobra su forma primera ” .En el siglo II de nuestra era un medico romano observo que la licantropía es una especie de melancolía que se puede curar en el momento del ataque; basta abrir una vena y extraer la sangre”, en el satyricon(Siglo I) también podemos encontrar la historia de un hombre lobo.
Un caso famoso de un hombre lobo tuvo lugar en Auvernia la región central de Francia , en 1558. Un cazador , en el bosque, se encontró con un noble vecino que le pidió una pieza si tenia suerte en la cacería. Poco después , el cazador fue atacado por un lobo salvaje, pero consiguió escapar cortando una garra del animal . Guardo la garra en su zurrón como recuerdo de la aventura y se dirigió de regreso a su casa . De camino, hizo un alto en el castillo del noble y le contó lo sucedido . Buscando la garra en su zurrón , se quedo atónito al encontrarse con una delicada mano femenina. El noble experimento aun mayor sorpresa al reconocer el anillo de oro en uno de los dedos. Al precipitarse escaleras abajo, se encontró con su esposa que se vendaba un muñon ensangrentado. La esposa confeso ser un lobo y le quemaron en la estaca.
De la misma manera que el hogar tradicional del vampiro es el este de Europa, parece como si los bosques de Francia fuesen el hogar natural del hombre lobo, loups-garoux en francés, llegaron a alcanzar proporciones epidérmicas durante el siglo XVI. Sólo entre 1520 y 1630 se registraron más de 20 000 casos .
El hombre lobo más famoso de la historia fue un eremita jorobado, de cejas tupidas, llamado Gilles Garnier . El 13 de septiembre de 1573, las autoridades de la localidad francesa de Dole concedieron permiso para la caza de un hombre lobo, tras haber hallado un buen número de niños del pueblo muertos , algunos devorados parcialmente. La autorización decía “Y puesto que ha atacado y lastimado en el campo a caballeros, quienes le ahuyentaron corriendo grandes peligros y dificultades, el tribunal deseando prevenir peligros mayores , ha permitido y ciertamente permite a aquellos que viven en los lugares mencionados y pese a los edictos referidos a la caza, que se congreguen con lanzas, alabardas y palos para cazar y perseguir al mencionado hombre lobo en cualquier lugar donde puedan cazarlo o atraparlo, que lo prendan y lo maten sin que por ello incurran en ofensas o sufran castigos”.
Dos meses más tarde , un grupo de aldeanos oyó los gritos de un niño y el aullido de un lobo. Corrieron hacia el ligar- esperando encontrarse con un hombre lobo- y descubrieron a una niñita maltratada; les pareció que Garnier era el lobo que huía . Cuando desapareció un niño de 10 años, seis días más tarde, se apersonaron armados a la cabaña del “eremita de St bonet, como se denominaba a Garnier , y le arrastraron junto con su esposa.”
Garnier confesó de inmediato dos crímenes. Uno de ellos , el de un muchacho de 12 años , asesinado en un huerto durante el mes de agosto anterior. Garnier estaba a punto de comerse el cuerpo cuando unos hombres lo sorprendieron . Estos hombres atestiguaron que Garnier apareció en forma humana, no de lobo. El 5 de octubre, en un viñedo cercano Dole, Garnier había atacado a una niña de 10 años en esta ocasión disfrazado de lobo. La mató con los dientes y las garras y la descuartizo , devorándola a continuación; y tanto disfruto que llevo una parte a su mujer para la cena.
Ante la evidencia de su confesión ,Garnier fue quemado vivo el 18 de enero de 1574.
Treinta años más tarde, un pastor de 14 años con un nombre parecido, Jean Grenier, confeso una serie de crímenes en la región de Burdeos , al sudoeste de Francia. En su confesión admitió haberse comido más de 50 niños. Según dijo, en ocasiones había permanecido tumbado en el bosque a la espera de que llegase la noche y tuviera lugar su transformación en lobo. Acto seguido esperaba a sus victimas, tras el sector cercano a un estanque . En cierta ocasión había sorprendido a un par de muchachas que se bañaban desnudas; una se le escapo, pero devoro a la otra. Cuando se veía asaltado por un hambre extrema , manifestó se lanzaba sin miedo contra un grupo de gente, hasta que lo ahuyentaban.
Grenier confeso con un fervor sospechoso, recitando sus crímenes como si los saboreara , por lo que incluso provoco la risa entre la multitud agolpada entre la sala del juicio al contar que había perseguido a una anciana para encontrarse con que su carne era “tan dura como el cuero” . También se quejó de un niño en los términos siguientes “Cuando lo levanté de su cuna y me disponía a darle el primer mordisco , berreó con tal fuerza que casi me ensordeció ”. Se habían cometido asesinatos en y tres muchachas atestiguaron contra Grenier , por lo que creyeron su detallada confesión. Sin embargo, Grenier acusó a otros también de ser hombres lobo y el juez considero la evidencia era tan sorprendente que remitió el caso a un tribunal superior para que lo investigaran.
Hubo registros en las casas de las personas acusadas por Grenier y , a pesar de que no encontraron nada, el padre y un vecino de Grenier fueron arrestados. El señor Grenier impresionó al juez del nuevo tribunal atestiguando que su hijo era un idiota muy conocido que alardeaba de haberse acostado con todas las mujeres del pueblo. No obstante , Grenier siguió confesando con tal convicción que se procedió a un nuevo examen del padre y del vecino. Bajo tortura admitieron que habían perseguido a muchachitas “para jugar, pero no para comerlas”
Sentenciaron a Grenier a la hoguera, pero el caso había levantado tal conmoción que finalmente fue revisado por el tribunal supremo de justicia de Burdeos. El famoso juez de Lancre registro esta declaración del joven : “Cuando contaba 10 u 11 años, mi vecino del Thillaire me presento, en las profundidades del bosque al Maitre de la Foret (señor del bosque), un hombre de negro quien nos señalo con su garra y luego nos dio a Del Thillaire y a mí, un ungüento y una piel de lobo. A partir de aquel momento he ido por el campo como un lobo” Grenier sostuvo que había salido a la caza de niños siguiendo los mandatos del señor del bosque , cambiando su figura con la ayuda del ungüento y de la piel de lobo.
Al igual que el pordiosero Rouler, este hombre lobo, según propia confesión, recibió un trato extrañamente compasivo. El tribunal supremo pidió la ayuda de un par de médicos quienes decidieron que el niño padecía de “la enfermedad llamada licantropía, que engaña los ojo de los hombres haciéndoles imaginar este tipo de cosas” , aunque añadieron que la dolencia resultaba de la posesión por parte de un espíritu diabólico . El juez de Lancre dijo : “El tribunal tiene en cuenta la tierna edad y la imbecilidad de este muchacho que están estúpido e idiota que los niños de siete y ocho años demuestran más inteligencia que el ; que ha recibido mala alimentación en todos los aspectos y que es tan enano que no llega a medir lo que un niño de 10 años... un rapaz abandonado y rechazado por su padre, que tiene una cruel madrastra en vez de una verdadera madre , que vagabundea por los campos sin nadie que lo aconseje ni se interese por su persona , pidiendo limosna para comer; que jamás ha tenido una formación religiosa; cuya verdadera naturaleza se ha visto corrompida por dictados , necesidad y desesperación diabólicos y a quien el demonio ha convertido en su presa ”.
Salvaron la vida del muchacho y lo mandaron a un monasterio que el juez visitó algunos años después. Se encontró entonces con que la cabeza de Grenier consistía en un vació total y que era incapaz de comprender ni siquiera cosas más; elementales ; sin embargo , el joven aun sostenía que era un hombre lobo y que se comería más niños si pudiera . Asimismo deseaba “atender a los lobos”. Grenier murió en 1610 como un buen cristiano , pero no resulta sorprendente que incluso muchos años más tarde se mirara con sospechas a cualquiera de aquella región con el nombre de Garnier o Grenier.
El hombre lobo alemán más famoso fue Peter Stubb o Stump, juzgado en Colonia en 1589. Un historiador ha escrito acerca de este proceso “Es interesante observar la facilidad con que personas , por otra parte inteligentes, racionalizaban lo imposible y hacían que evidencias negativas se convirtieran en pruebas positivas ”. Este es otro caso lastimoso de un hombre perdido por sus propios testimonios-forzado por la tortura- y a quien ya se había condenado ates de que empezara el juicio. Stubb afirmaba poseer un cinturón mágico que lo transformaba en “lobo, voraz y devorador, fuerte y poderoso, con ojos grandes y alargados, que brillan como tizones de carbón por la noche, una boca grande y ancha, con dientes muy afilados y crueles, un cuerpo fornido y garras poderosas.”
Los que lo acusaban registraron el valle donde Stubb dijo que había dejado su cinturón, pero no encontraron nada. No obstante, esto no impidió a los jueces creer en la confesión de Stubb. Por el contrario declararon “Se puede muy bien suponer que el cinturón ha ido a manos del diablo de quien provino”. La venganza fue terrible. Condenaron a Stubb a tener “su cuerpo atado a la rueda y con tenazas al rojo aplicar a diez puntos distintos hacerle caer la carne de los huesos; después de esto romper sus brazos y piernas con un hacha de madera; seguidamente, cortarle el cuello en redondo y, luego reducir su esqueleto a cenizas”.
Existen también los hombres lobos protectores, en Portugal se dijo que existía un tipo de hombre lobo que jamás ataco a nadie y huían cuando se les acercaban, sollozando de manera lastimera ... En ocasiones una persona que se ha convertido en hombre lobo de manera accidental, cuando es herido, bendice esta circunstancia, que le devuelve a su forma humana permanente. Existe la narración de un caso en Inglaterra, en 1214, en el que un carpintero luchó con un lobo, cortándole su garra. El animal se volvió al instante, quien , aunque mutilado, le expresó su agradecimiento.
Francia es el lugar favorito para los hombres lobo protectores, como lo es para los salvajes. Un cuento francés se refiere a un abad que había bebido demasiado en una feria campestre, y debido al vino y al sol, se sintió tan mareado en el trayecto de regreso que cayó del caballo. Se golpeó la cabeza con una piedra y sangró tan profundamente que el olor atrajo a una manda de gatos monteses. Cuando los gatos monteses se acercaban , apareció un hombre lobo para rescatar al abad... e incluso acompaño al pobre monje, mareado y ensangrentado hasta su monasterio, ahí recibieron muy bien al hombre lobo . no obstante al despunta el día recuperó su forma humana: la de un sobrio dignatario eclesiástico que regaño al abad con gran seriedad por su conducta y lo despojó de sus privilegios. Un hombre lobo moralista aunque protector.
Es un cuento romántico y ahí quizás resida el encanto de la leyenda del hombre lobo. Puede existir un elemento de realidad tras las historias de hombres lobo protectores . Rescates de un ser humano por un animal no son nada insólito y es posible, que en el pasado e dieran casos de aislados en los que un lobo era responsable de la salvación de la vida de un hombre. No obstante, lo que prevalece es la imagen del lobo como una bestia cruel y feroz. Los hombres lobo afectuosos son raros, en las leyendas siempre tienden a asesinar pérfidamente y a devorar a sus victimas.
La metamorfosis de hombres en animales forma parte de leyendas primitivas, un poder que se atribuía a los dioses y a los héroes de la mitología. El dios escandinavo Odín se convirtió en águila; Zeus en toro entre otras muchas criaturas ; Acteón quedo transformado en venado por obra de la diosa griega Artemisa. Hay variaciones del hombre lobo en casi todos los rincones del mundo: hombres tigre en la India, hombres leopardo, hiena e incluso cocodrilo en África...
Otros autores sitúan la leyenda del hombre lobo en épocas aún más antiguas, cuando nuestro antepasado prehistórico empezó a disfrazarse para la caza con las pieles de bestias y a invocar el espíritu de un animal poderoso esperando heredar su fuerza. En su obra man into Wolf el Dr. Robert Eisler, desarrolla una teoría fascinante sobre los orígenes del concepto del hombre lobo. La explicación de Eisler se inicia con la idea de que el hombre en cierta época fue un vegetariano pacifico , pero un cambio de condiciones – Como la llegada de la era glaciar – lo forzó a buscar nuevos alimentos . Se vio obligado a comer carne, a cubrirse con pieles de animales, a cazar y a imitar la conducta de las fiera en su lucha por la supervivencia. Gradualmente el hombre adquirió su mismo anhelo de sangre, dedicándose al canibalismo en épocas de extrema escasez de comida . Este trastorno traumático dejo sus cicatrices, que permanecieron en el subconsciente humano-afirma Eisler- dando lugar , entre otras cosas a que se desarrollara la leyenda del hombre lobo.
También existen las explicaciones más directas. Las pieles se llevaban en invierno como protección contra el frió., y una figura vestida con pieles se pede confundir fácilmente con un animal. Baring Gould recurre al concepto de la metempsicosis – la trasmigración del alma de un cuerpo a otro después de la muerte- y se refiere a “los anhelos y tentativas del alma hacia la fuente de donde su estado consciente derivaba, contando sus sueños y alucinaciones como destellos de memoria, de actos fijados en el recuerdo y que han tenido lugar en un estado existencial anterior”.
Hasta cierto punto el eco del hombre lobo existe en todos nosotros. El hombre lobo es un monstruo del inconsciente que puede aflorar en nuestros sueños. En su aspecto más feroz este instinto primitivo aparece muy claramente en las sociedades secretas de hombres Leopardo en África , quienes siguen disfrazándose de leopardo hasta nuestro días. Aunque no resulta muy verosímil que un ser humano pueda transformarse en lobo, lo cierto es que el hombre imita con frecuencia a los animales más salvajes.

16.9.09

Pitágoras

Soñaste orden entre el caos disperso:
puntos, líneas, planos cantidades
le dan la coherencia al universo,
que no dan las obsoletas deidades.

Nada se salva de ser matemática
y de ser en el fondo, reducible
(Dios sabrá) a una ecuación enigmática
acaso a nosotros inasequible

Acecha esta utopía matemática
y su Dios único, que es una esfera
la deplorable saeta eleática
Aquiles, la tortuga y su carrera

Más el horror , de forma inesperada
surgirá de irracional raíz cuadrada
y un fútil ejercicio intelectual
te enseñara cruel y trascendental
en cuanto, el cosmos es irracional.

Otros vieron como la espada cruenta
es bella y no deja de ser sangrienta,
otros vieron que no existe el pasado
tampoco el futuro nunca alcanzado
y el presente es un instante soñado.

Tu viste en aquel triángulo y su crueldad
Lo que Dios mostró a Job
Desde el seno de la tempestad.

Pues bien como les decía este poema que hice me da la excusa para hablarles de varías cosas en primer lugar vamos con :

El Escandalo Pitagorico

Si las figuras de los primeros filósofos (en este caso los físicos o fisiólogos), son legendarias, la de Pitágoras también y con mayor razón, este filosofo vivió a lo largo de gran parte del siglo VI A.C , su vida y doctrina han sido deformadas por la atmósfera mística que siempre le envolvió.
La leyenda dice que a sugerencia de Tales de Mileto, Pitágoras paso años viajando tratando de aumentar sus conocimientos matemáticos , entre las fuentes que visito estuvieron los sacerdotes de Zoroastro. Después ya habiendo aprendido todo cuanto pudo , alrededor del 540 A.C Pitágoras fundó una secta en parte religiosa, en parte matemática y en parte política , en Crotona , colonia griega en el empeine de la bota de Italia. Junto con las matemáticas inculco a sus discípulos la veneración por los números a creer en la reencarnación y la transmigración de las almas de hombre a hombre y de hombre a bestia ; a no comer nunca frijoles; a permanecer anónimos y a escribir el nombre de la hermandad Pitagórica en todo escrito o descubrimiento.

No es fácil reconstruir el camino que del misticismo Pitagórico condujo a las verdades matemáticas. Se ha querido ver una influencia del Orfismo y del poder que este mito otorgaba a la música
, así como a la vinculación existente entre la armonía musical y la armonía reflejada de los números , vinculación fortalecida por el descubrimiento de Pitágoras de la relación simple entre las longitudes de la cuerda de la lira y los acordes de los sonidos emitidos por sus vibraciones. En efecto, cuando la longitud de la cuerda se reducía a la mitad , es decir en la relación 1:2 . Se obtenía la octava; si en cambio las relaciones eran 3:4 ó 2:3 se obtenían, respectivamente , la cuarta y la quinta. Si se agrega que en estas relaciones simples aparecen los cuatro primeros dígitos 1,2,3,4 que dispuestos en forma de fila dibujan un triángulo equilátero ; y que su sume era 10, número místico con propiedades geométricas ( por ejemplo, el número de caras y aristas del tetraedro), etcétera , se explica como esta combinación de números sonidos y formas, convirtió el sonido en “esencia de todas las cosas”

Aristóteles nos refiere:
Los así llamados Pitagóricos , habiéndose aplicado a la matemática fueron los primeros en hacerla progresar, y nutridos de ella creyeron que su principio fuera el de todas las cosas. Ya que los números por su naturaleza son los primeros que se presentan en ella , les pareció observar en los números semejanzas con los seres y los fenómenos, mucho más que en el fuego o en la tierra o en el agua (por ejemplo tal determinación de los números les parecía que era la justicia, tal otra el alma o la razón...) , y como también veían en los números las determinaciones y las proporciones de las armonía y como por otra parte , les parecía que toda la naturaleza estaba por lo demás hecha a imagen de los números, y que los números son los primeros en la naturaleza , supusieron que los elementos de los números fuesen los elementos de todos los seres y que el universo entero fuese armonía y número

Pues queda claro que Pitágoras llego a la convicción de que la armonía , la belleza, la naturaleza, pueden expresarse por medio de relaciones entre números enteros. Incluso creyó que los planetas al girar sobre sus órbitas, debían producir una armonía celeste basada en los números enteros: la denominada música de las esferas.

Sin embargo cuando los Pitagóricos estaban más absortos en sus fantasías los vendría a despertar un descubrimiento tan estremecedor que la hermandad trataría de suprimirlo.

Entre las enseñanzas de Pitágoras que más se recuerdan están, naturalmente , el teorema que dice que en un triángulo rectángulo, el cuadrado del lado más largo- la hipotenusa- es igual a la suma de los otros dos lados –los catetos- este teorema fue descubierto por los babilonios mil años antes, pero se atribuye a los Pitagóricos ser los primeros en demostrarlo .

Fue el conocimiento de un caso particular del teorema de Pitágoras el que aporto una consecuencia importante para el destino de la secta cuando no de la matemática todo el des cubrimiento de un nuevo tipo de número: los números irracionales , es decir el descubrimiento de pares de cantidades diferentes , tales que la mayor no es múltiplo de la menor ni de una parte de la menor ; y por lo tanto cuya razón no resulta expresable en un número entero ni fraccionario. Su notación decimal se mantiene obstinadamente sin fin. Este rasgo irritante surge a menudo en las raíces cuadradas (por ejemplo √3 = 1.73205...)
Un triángulo rectángulo cuyos catetos miden tres y cuatro unidades de longitud , y su hipotenusa 5 es excepcional, podemos encontrar innumerables casos como 1-1- √ 2 ó 1-2-√5 ó 2- √5-3 .

El encontrar esta clase de números por ejemplo en una figura tan armoniosa como un triángulo rectángulo isoceles ( 1-1-√2 , por ejemplo si tenemos un triángulo rectángulo con dos catetos iguales , entonces el tercero no sera exacto, tanto si se mide en milesimas de pulgadas o de centímetro, independientemente del número de veces que se dubdivida la longitud de la hipotenusa , nunca se obtendra una subdivisión que sea igual a una ssubdivisión de la longitud de alguno de los catetos) inquieto gravemente a la secta y se impuso el secreto sobre el descubrimiento .

Los números irracionales y el infinito (los irracionales dan la noción de división infinitesimal, por lo tanto del infinito) seguirían apareciendo en las matemáticas griegas, desafiando a la lógica y al sentido común en muchas ocasiones, hecho que sería celebrado por la escuela filosófica de los estoicos, cuyo mayor representante fue Zenón de Elea.

(Continuara...)